miércoles, 17 de febrero de 2010

Tarot y videncia: El sonido del tarot


Una tirada de cartas del tarot o una sesión de videncia, es algo así como una partitura musical: se nos dan escritas las notas, pero nos toca a nosotros hacerlas sonar, con o sin orquesta como música clásica o popular. La sabiduría del tarot o el don que se recibe a través del Universo para adivinar a través del tarot o la videncia, no son infalibles ni tienen el resultado que muchas personas desearíamos, si bien es cierto que cuando con el paso del tiempo nos recuerda el consultante el éxito obtenido en las predicciones recibimos una gran alegría ya que nuestro propósito es ayudar a las personas a una mayor estabilidad y satisfacción.

La videncia indica direcciones de desarrollo posibles; en función de elementos cuya base es relativamente simple, y si dicho vidente además utiliza el tarot se verá ampliado el campo de adivinación pudiendo dar en muchos casos detalles complejos del consultante, ayudándole a despejar cuantas incógnitas sean necesarias.

Es importante destacar de entrada que no existen cartas “buenas” y cartas “malas”, sino que todas las cartas del tarot nos envían los mensajes con la mayor de las bondades, otra casa sería que la persona ante un determinado tema decida escoger el camino equivocado, ahí sí serían cartas de tarot negativas para dicha persona pero sólo ella sería responsable.

Igual que cualquier otro modo de conocimiento, la videncia o la adivinación a través de las cartas del tarot no puede sentir, decidir, vivir por nosotros, sino que son medios existentes para ofrecernos un éxito en bandeja, un destino mejor pero sí puede, y de hecho lo viene haciendo desde tiempos remotos, darnos la posibilidad de orientarnos a que nos demos cuenta de las cosas, a elegir una ruta, en función de una paleta de colores, un teclado de signos y de símbolos donde cada uno de nosotros podamos descubrir el hilo conductor más estimulante, que nos conecte con la verdadera identidad de nuestro ser a través del tarot y la videncia.

0 comentarios:

Publicar un comentario