lunes, 27 de octubre de 2014

¿Cómo eliminar el pesimismo de nuestra vida?



Todos nosotros en alguna circunstancia de nuestra vida diaria nos dejamos conducir por el pesimismo; comenzamos a generar pensamientos negativos que producen inseguridad y temor. Además, manifestamos una sensación  desagradable y frecuente de derrota de cara a la vida. Los sentimientos negativos y positivos los produce nuestra mente bajo distintas perspectivas emocionales: la experiencia, la formación, el ambiente entre otros factores, son valores que van sembrando paso a paso el estado de pesimismo en nuestra personalidad.

Dejarse influir por el pesimismo conlleva a efectos muy dolorosos, paralizando nuestra actitud y relación con los demás, al mismo tiempo se pierde el deseo de crecer y alcanzar propósitos en la vida. La tensión y el estrés que produce el pesimismo nos perjudica a la vez físicamente, por esta razón es frecuente la aparición de molestias musculares, tensión y dolor de cabeza.

Nuestras emociones y comportamientos pueden transformarse con una correcta proyección mental y actividad diaria. A continuación, enseñamos las pautas principales para empezar a eliminar el pesimismo de nuestra vida:

1. Identifica tus pensamientos negativos: Es indispensable liberar las emociones negativas para conocerlas y hallar de dónde provienen. No es bueno atormentarse con estos pensamientos, solo basta con denominarlos para comprender su naturaleza.

2. Evita castigarte: "Machacarse" al interior de tu ser no soluciona nada. Realizar una limpieza interior dolorosa posibilita desencadenar más dificultades emocionales tales como la baja autoestima y la inseguridad.


3. Vive el presente: La mayoría de las veces un mal recuerdo del pasado, las equivocaciones cometidas y las desacertadas decisiones angustian a las personas produciendo una sensación de vergüenza y culpa. No es posible modificar el pasado, es inútil atormentarse por eso, no obstante podemos actuar para transformar el presente y el futuro de nuestra vida.

4. Cambia las cosas: En circunstancias es indispensable modificar los hábitos de nuestra vida para producir nuevas sensaciones. Se puede comenzar por pequeños detalles que nos obligan a renunciar a los sentimientos de vivir una vida temerosa y triste. Comienza a idear rutinas de vida distintas a las que realizas. Transforma el escenario de modo drástico: practica deporte, establece relaciones, comparte actividades con amigos, dialoga con mayor frecuencia, etc. 

5. Discute tus emociones: Comunicarte con tu ambiente más próximo es muy aconsejable. De esta forma, compartirás los temores y los de los demás. Manifiesta tus sentimientos, inquietudes, dificultades  y hallarás, en muchas oportunidades, respuestas y palabras que te posibilitarán mirar el contexto desde otra perspectiva.

El pesimismo es una sensación natural del ser humano. Todos alguna vez tenemos pensamientos negativos, únicamente nosotros podemos cambiar la dinámica negativa y atrevernos a una transformación para el beneficio del amor propio y el desarrollo personal.

0 comentarios:

Publicar un comentario