miércoles, 8 de octubre de 2014

Descubre porqué se producen los rayos



Las tormentas eléctricas generan rayos. Ésa es una de las principales cualidades de una tormenta eléctrica; lo que conocemos como trueno equivale sólo al sonido que emiten los rayos.

¿Por qué se manifiestan los rayos?

Concretamente, los rayos son grandes chispas eléctricas que provienen del cielo. La electricidad que las constituye posee dos elementos contrarios: cargas positivas y negativas. Cuando estas cargas se combinan en proporciones iguales, se revela que la carga final es neutra. En medio de una tormenta eléctrica, las partículas cargadas eléctricamente en la lluvia y las gotitas de hielo son divididas por vientos fuertes, que produce que las partículas crucen velozmente el cielo. Los rayos suceden cuando esas cargas eléctricas divididas en la atmósfera adquieren fuerza de modo tal que exactamente rompen las cargas comúnmente neutras en el aire mismo. Justo en el momento en que esto ocurre sale esa chispa que denominamos rayo. Cuando las cargas divididas vuelven a establecerse como una corriente eléctrica es lo que observamos en el cielo como un relámpago.

Si las condiciones son las propicias, este estado de cargas desbalanceadas puede suceder en medio de nuestras labores diarias y se identifica como electricidad estática. En este caso, es probable que hayas sentido una pequeña descarga de electricidad cuando tocas metales luego de desplazarte por una alfombra o de retirarte un suéter de lana en un día frío y seco. Los rayos son, sencillamente, una forma de electricidad estática de mayor magnitud y poder.


Cada uno de sus átomos contiene partículas llamadas protones, que llevan carga positiva, y partículas diminutas y móviles llamadas electrones, que transmiten carga negativa. En un átomo neutro, ambas partículas están en proporciones idénticas. Sus fuerzas se cancelan entre sí y están balanceadas.

No obstante, con una determinada cantidad de actividad, los electrones pueden dividirse de los átomos y desplazarse en libertad o juntarse a otros átomos. De éste modo llevan energía negativa. Sin la presencia de la carga positiva de un protón, la carga negativa de un electrón está desbalanceada. De igual manera, al protón le falta su equivalente negativo y, por esta razón, su carga positiva a la vez está desequilibrada.

Las cargas contrarias sufren de atracción (es por esto que los protones y electrones estaban juntos en un comienzo). Por este motivo, cuando la conexión entre ellos es bastante intensa, vuelven a integrarse. En un nivel posible para la percepción humana, los electrones de la manija de una puerta y los átomos con cargas positivas en tu mano se unen, a través de una chispa. Una fuerte nube de tormenta puede alejar numerosos electrones en el aire y protones en la tierra o en la atmósfera, que pueden después conectarse a miles de kilómetros, con una chispa de gran magnitud.

0 comentarios:

Publicar un comentario