viernes, 31 de octubre de 2014

Halloween, una fecha para que los niños enfrenten sus temores



La noche de Halloween es una celebración esperada por la mayoría de los pequeños, es una fecha especial para disfrazarse y disfrutar. No obstante a todos los niños les gusta el concepto del terror que comprende esta fiesta.

Zombies, fantasmas, monstruos, vampiros y brujas son los disfraces más famosos para esta época, y como es razonable, a muchos chicos les produce temor. La misión de los padres es acompañarlos y apoyarlos para enfrentar sus miedos, por este motivo Halloween es una buena opción para ayudar a tu hijo ha afrontar sus miedos.

Los temores en los niños

El temor es una respuesta natural en los niños, hace parte del instinto de supervivencia y del crecimiento evolutivo del ser humano. Por esta razón, no se debe mirar como algo negativo o como que el niño es un cobarde y menos hacer burlas al respecto.

La tarea de los padres es acompañarlos en el proceso y realizar lo que esté a su alcance para brindar ayuda a sus hijos para que logren superar sus temores.

Existen tiempos en que los niños se sienten más indefensos, sienten temor exagerado por alguna anécdota que les narraron en la escuela o algo que observaron en la televisión. Se debe tener presente que en la situación de los menores, en especial en las primeras edades, ellos no alcanzan a diferenciar del todo la realidad de la fantasía, lo que provoca que sus miedos se intensifiquen.


¿Cómo podemos contribuir para que afronten sus temores?

Con solo expresarles "no tengas miedo" o "no es para tanto" no obtendrás nada. Los niños sienten temor y no es una reacción que puedas evitar, lo único que puedes hacer es apoyarlos, proporcionarles seguridad para que poco a poco lo vayan superando.

Una de la primeras medidas que debes lograr es que el niño reconozca y manifieste en palabras sus emociones. Al reconocer qué le genera tanto temor es posible enfocarse y reflexionar sobre ello.

Otra alternativa es cuestionarlos como una manera para que ellos encuentren sus propias respuestas y se enteren de que no existe nada porqué sentir miedo.

Además es posible mirar hacia atrás. Los niños se sentirán identificados si les cuentas sobre tus propios temores de la infancia. Eso les permitirá comprender que todos sentimos temores, que es normal y que se pueden superar.

0 comentarios:

Publicar un comentario