viernes, 3 de octubre de 2014

Los sueños, ese misterioso rincón de nuestra mente



Todos alguna vez hemos soñado con ser perseguidos, caemos vertiginosamente, estamos siendo atacados por algún animal, realizamos varias veces la misma actividad o tenemos un encuentro amoroso con una persona que conocemos. 

Según algunos especialistas en el tema, en los seres humanos existen los sueños típicos o arquetípicos que se manifiestan de forma constante en los diferentes individuos, culturas y épocas. Sin embargo, la misma imagen o símbolo pueden representar diversos significados de acuerdo a la interpretación que se haga de él. Es por esta razón que los libros, denominados “diccionarios de sueños”, que emiten un sentido en relación con las imágenes o símbolos exactos, no son de gran utilidad. Los sueños son la manifestación de los propios pensamientos y sentimientos, y cada emoción soñada es personal y está vinculada con uno mismo.

¿Qué son las pesadillas?

 Las pesadillas se distinguen de un sueño normal porque revelan un aspecto vinculado a nuestros miedos o temores más profundos. Por lo general nos inclinamos a despertar cuando estamos invadidos por el temor en el transcurso de una pesadilla y esa sensación puede generar una impresión muy fuerte sobre nuestro estado de ánimo. Las pesadillas pueden ser producidas por traumas o situaciones difíciles experimentadas en la infancia. Normalmente, los motivos por los cuales presentamos sueños indeseables suelen ser por estrés, traumas, temores, inseguridades, frustraciones, y dificultades en la salud o con la pareja.


¿Qué son los sueños curativos?

El tratamiento de los sueños es una modalidad cada vez más frecuente, particularmente entre las personas afectadas por el estrés pos-traumático que hace que a menudo presenten pesadillas. Esta clase de individuos pueden emplear los sueños lúcidos; sueños en donde la consciencia de la acción de que estamos soñando sirve para “controlar” los sueños y modificar su origen negativo. Esta terapia ha sido usada en víctimas de abuso sexual que gracias a ella pudieron mejorar su calidad de vida en el día y en la noche, entrenando sus sueños para hacerlos cada vez más placenteros.

¿Por qué existen sueños que se vuelven realidad?

Hay una gran cantidad de ejemplos de sueños que aparentemente predicen sucesos futuros. Algunos de ellos solo coinciden, una memoria con dificultades o una voluntad inconsciente para atar los cabos sueltos de información conocida. Se han efectuado investigaciones en relación con los sueños premonitorios, clarividentes y telepáticos, que hasta el momento no comprueban nada. Un caso que podemos mencionar fue cuando en 1865, el presidente vio en un sueño su cuerpo al interior de un ataúd en la Casa Blanca y cómo en ese momento se le comunicaba que había fallecido. Una semana después Lincoln fue asesinado.

0 comentarios:

Publicar un comentario